Un comentario a lo anterior

Rate this post

No quería hacer algún comentario sobre la entrada que publiqué antes, pero esto mismo lo publiqué en Facebook y alguno que otro se asombró y preguntó si eso era en serio. Quiero por eso dar aquí una explicación. Lo que publiqué antes es lamentable y tristemente cierto. Cada año los homosexuales y las lesbianas celebran un desfile mundial que dura una semana, y que ellos llaman “Desfile del Orgullo Gay”. Lo hacen con el fin de llamar la atención sobre su existencia como minoría a tener en cuenta y para promover sus derechos civiles. Cada año este desfile lo celebran en Israel. Pocos años atrás lo estuvieron celebrando en Jerusalén, pero la oposición (a veces violenta) de los judíos ultra-ortodoxos y ortodoxos, y de los musulmanes más radicales, obligaron a las autoridades israelíes a suspenderles el permiso. Después de eso lo han estado celebrando en Tel Aviv, que es la ciudad más importante en Israel, después de Jerusalén. En el desfile de este año recibieron un saludo y una bendición de Benjamín Nethanyahu, el primer ministro de Israel. Vean aquí.

En cuanto a lo que dice el vicepresidente de Estados Unidos, es cierto, porque en este país los principales promotores del liberalismo a través del cine, la prensa, la televisión, la radio y otros tantos medios más de comunicación, han sido en el pasado y son ahora, los judíos liberales y los judíos laicos (no los judíos ortodoxos) . Fíjense en que no digo “los únicos”, sino “los principales”. Pudiera explicar mucho más sobre las raíces históricas de este problema, que se remonta a siglos, en la confrontación entre el judaísmo (liberal) y el catolicismo (autocrático); pero este no es un espacio para dar conferencias.

Print Friendly, PDF & Email
4 comentarios
  1. Tomas
    Tomas says:

    Cumplimiento de las profecias de los ultimos tiempos.
    Nada tengo contra los homosexuales, como personas a veces son mas integros que muchos heterosexuales , pero esa condicion no nos debe enganar. Ciertamente Dios creo al hombre par ala mujer y viceversa. Oremos por el arrepentimiento de cada uno de ellos pues de cierto no heredaran el reino de Dios
    ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales,. ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.
    Biblia de las Americas 1 Co:9-10

    Responder
  2. lovos francisco
    lovos francisco says:

    Que se puede comentar al respecto en este mundo en el que nos a tocado vivir hemos sabido por la historia y en el presente estamos viendo nada menos y nada mas que el cumplimiento de las profecias al pie de la letra lamentablemente no se puede cambiar ni una J ni un tilde de la ley de Dios lo que si se es que si alguno se arrepiente y se buelve Dios a hacer su voluntadDios perdona al mas vil pecador es es un borron y cuenta nueva recomiendo leer Ezequiel cap. 18

    Responder
  3. Sergio Fuentes Cabrera
    Sergio Fuentes Cabrera says:

    Soy Cristiano evangélico. Creo que el autor de este extenso y desarrollado documental, basado en la historia del Judaismo y haciendo un comparativo con el Cristianismo, No representa en ningun momento un riesgo para la fé de un Cristiano, Ud entra en una exageración, pienso que la mente es similar a un paracaídas : “Solo funciona cuando se abre”. Pienso que estudiar otras doctrinas enrriquecen el diálogo y fortalecen nuestro razonamiento. Yo tengo amigos de diferentes religiones e idiologias, pero en ningún momento han representado una amenaza para mi fé en Dios. Por lo que leí de su artículo Ud pareciera que tiene rasgos de antisemita, debe recordar que la escritura nos dice que debemos amar y bendecir al los Judios.

    Responder
    • Joaquín Abreu
      Joaquín Abreu says:

      Hermano Sergio, como usted yo también creo que estudiar otras doctrinas no representa algún peligro. De hecho lo hago cada día. Donde veo el peligro para un cristiano no es en estudiar, sino en compartir. Me explico: Cuando un cristiano renuncia a creer en la divinidad de Cristo, para compartir la fe de un sector del Judaísmo Mesiánico, el cual afirma que Jesús, el Hijo de Dios, es un invento de Roma, que el verdadero Mesías es el rabino judío Yeshua, quien es hombre y sólo hombre, hijo de José y de María; está corriendo un gran peligro su fe cristiana. O cuando renuncia a creer que la justificación es por la fe, para creer que también tiene que guardar la Ley de Moisés, para que Dios lo justifique y lo salve; también está corriendo peligro su fe cristiana. O cuando mezcla conceptos, prácticas y doctrinas (que ni siquiera son de la Ley de Moisés) sino del Talmud o de la Kábala; hay un gran peligro para su fe cristiana. De hecho ha ocurrido esto que le digo en algunos cristianos que conozco.

      En cuanto a que tengo rasgos antisemitas, para nada. Creo en la elección del pueblo judío como pueblo de Dios. Si quisiera comprobarlo, le sugiero visite esta página de mi sitio web: http://joaquinabreu.net/profecias/israel-en-la-profecia-y-en-la-historia/

      Ahora bien, lo que ocurre en estos tiempos es que fácilmente se le cuelga el cartelito de “antisemita” a cualquiera que critique a los judíos cuando se portan mal o hacen cosas incorrectas. El antisemitismo es un odio irracional al judío por el simple hecho de pertenecer a esa raza; pero censurar o criticar a un judío, a un grupo de judíos, o al pueblo judío, cuando hacen cosas malas, no es antisemitismo. Si hacer eso fuera antisemitismo, entonces la primera antisemita sería la Biblia, comenzando por la misma Torah y terminando por el Nuevo Testamento, en el que usted y yo creemos.

      Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *