Un comentario a lo anterior

No quería hacer algún comentario sobre la entrada que publiqué antes, pero esto mismo lo publiqué en Facebook y alguno que otro se asombró y preguntó si eso era en serio. Quiero por eso dar aquí una explicación. Lo que publiqué antes es lamentable y tristemente cierto. Cada año los homosexuales y las lesbianas celebran un desfile mundial que dura una semana, y que ellos llaman “Desfile del Orgullo Gay”. Lo hacen con el fin de llamar la atención sobre su existencia como minoría a tener en cuenta y para promover sus derechos civiles. Cada año este desfile lo celebran en Israel. Pocos años atrás lo estuvieron celebrando en Jerusalén, pero la oposición (a veces violenta) de los judíos ultra-ortodoxos y ortodoxos, y de los musulmanes más radicales, obligaron a las autoridades israelíes a suspenderles el permiso. Después de eso lo han estado celebrando en Tel Aviv, que es la ciudad más importante en Israel, después de Jerusalén. En el desfile de este año recibieron un saludo y una bendición de Benjamín Nethanyahu, el primer ministro de Israel. Vean aquí.

En cuanto a lo que dice el vicepresidente de Estados Unidos, es cierto, porque en este país los principales promotores del liberalismo a través del cine, la prensa, la televisión, la radio y otros tantos medios más de comunicación, han sido en el pasado y son ahora, los judíos liberales y los judíos laicos (no los judíos ortodoxos) . Fíjense en que no digo “los únicos”, sino “los principales”. Pudiera explicar mucho más sobre las raíces históricas de este problema, que se remonta a siglos, en la confrontación entre el judaísmo (liberal) y el catolicismo (autocrático); pero este no es un espacio para dar conferencias.